Últimas Entradas

Siempre pan

Normalmente pensamos en el pan como un complemento a nuestras comidas, pero cuando se trata de buen pan, se convierte en la base sobre la que construir nuestra comida. Es el caso de “Rustik Bakery”, un pan elaborado con masa madre de la manera más tradicional.

Se mezclan los ingredientes con la masa y se amasan lentamente, como en la elaboración de la auténtica hogaza, la masa madre le aporta al pan una textura más esponjosa y un peculiar sabor y aroma. El reposo en este tipo de pan es fundamental así conseguiremos que el pan aumente su volumen y poder hornearlo lentamente en un horno de piedra. Hay muchos olores que forman parte de nuestra memoria, y el del pan recién hecho es uno de ellos. ¿Quién no ha comprado un pan recién hecho y deseado llegar a casa con la hogaza todavía caliente para untarlo en mantequilla?

2-t-2

 

Yo soy de las que piensa que el pan si está bueno no necesita nada más, pero también me gusta mucho descubrir combinaciones de sabores idóneas para crear una buena tosta. En este caso la receta que vamos a preparar es ideal para acompañarla de un buen vino blanco seco en una cena o para disfrutar de un desayuno de domingo relajado.

Necesitaremos jamón dulce, queso Brie, dátiles, higos, miel de palma. El pan escogido para esta combinación será el de masa madre y cereales, elaborado con 8 semillas (centeno, espelta troceada, copos de avena y alforfón troceado, linaza de lino amarillo, semilla de girasol y sésamo). Las semillas le aportarán más textura y aportan una buena base para el equilibrio entre el dulce y los sabores fuertes de esta tosta.

 

2-t-3

Lo primero que haremos será hidratar un poco los dátiles, podemos hacerlo
en un poco de agua tibia o usando un poco de brandy. Calentamos un poco el pan en el horno, unos dos minutos, para que aguante mejor el peso de nuestros ingredientes. Mientras tanto colocamos los higos abiertos a la mitad en un recipiente pequeño para el horno y horneamos un par de minutos. Sacamos el pan cuando esté dorado y rociamos con un poco de aceite de oliva virgen extra, colocamos el jamón y el queso brie, y horneamos solo por arriba para conseguir que el queso brie se funda, con cuidado, colocamos los higos, los dátiles cortados en daditos y damos un último golpe de calor. Para terminar, rociamos con miel de palma y ya está lista para comer.

2-t-1

“Lo mejor de la cocina es disfrutarla lentamente”

Post patrocinado por270216193139_the-rustik-bakery_gr

 

Sabor de barrio

Una mañana de sábado, con este invierno que aún no terminar de llegar a Madrid, el barrio de Malasaña empieza a llenarse de vida bien temprano, cuando a penas acaba de irse a dormir. Se suben las primeras rejas de los bares, empiezan a colocarse las terrazas, a pintarse los menús en las pizarras y cristaleras, a llenarse la calle de color.

Processed with VSCOcam with a6 preset

 

Pocas cosas me gustan más que aprovechar el tapeo, las cañas que se alargan hasta que te das cuenta de que  son las cuatro de la tarde y las cañas se te han ido de las manos con mucho gusto. Que nadie se olvide de eso de que “En España hay más bares que españoles”, así que no se me ocurre mejor plan, que una caña y un pincho, aunque sea rápido o se te acabe yendo de las manos, el aperitivo debería ser sagrado. Desde los bares de toda la vida donde el camarero viste camisa blanca almidonada y la barra podría contar más historias que tu bisabuela, a los locales que más modernos y que cada vez inundan más este barrio, pero donde todos conviven. 

m1-4

Son las 12.30 y es hora de pedir la primera, tirada con maestría, con la crema justa, esa que a medida que la vas bebiendo va dejando el recuerdo en el vaso a modo de anillo, y de la que sin quererlo te das cuenta por el sabor, porque una caña bien tirada sabe mejor. Mahou Sin se elabora desde 1990, con los mismos ingredientes que el resto de cervezas Mahou, agua, malta, cebada, lúpulos y levadura, pero sin alcohol, gracias a su proceso de fermentación, haciendo de la Sin una cerveza con todo el sabor de una Mahou. 

 

Processed with VSCOcam with a6 preset

Esperar acompañarla de un pincho de tortilla, tortilla que sepa a madre y aceitunas para empezar a disfrutar de la mejor hora del día.

Siempre suele haber una segunda, incluso una tercera, donde las croquetas y las bravas van a ser bienvenidas. Entre Corredera y Colón, entre crema, palillos, entre cañas y risas, muchas risas.

#SaborMahouSin

Processed with VSCOcam with a6 preset

Artículo patrocinado por Proyectos+destacados.015

Bacoa abre sus puertas en Madrid

Hace muy poco que abrió las puertas la conocida hamburguesería en Madrid, y tuve la oportunidad de probarlas a penas al día siguiente de su inauguración y con el hambre mortal de un jueves de trabajo a las 14:30 nos dimos cita en Bacoa.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Bacoa nació en el año 2010, padres también del conocido Kiosko. Concienciados con el medio ambiente y los productos de calidad, ofrecen una amplia carta, en la que se aprecian los buenos proveedores de carne y el gusto por lo artesanal, buen producto aderezado con un conjunto de salsas caseras (GOD BLESS LA MAYONESA).  El local en Madrid está situado en Carrera de San Jerónimo 3, al lado de la puerta del sol, céntrico y bien comunicado, cuenta con dos plantas, la superior, donde puedes realizar el pedido y comer y un amplio comedor en la planta baja. A pesar de donde se encuentra es un local bastante tranquilo, podíamos hablar, y el tráfico de gente era muy fluido.

BACOA-7

 

Y carta en mano, nos ponemos a elegir, en este caso nos decantamos por “La Bacoa” (Bacon ahumado, queso Manchego, Cheddar irlandés, pepinillos y mostaza artesana picante) y “La Australiana” (Remolacha a la parrilla, bacon, queso Cheddar y salsa barbacoa casera, ambas de ternera. Viendo el tamaño que tenían pedimos una ración de patatas rústicas con mayonesa y mostaza, que luego nos tocaba volver a trabajar. El tiempo justo de espera y ya teníamos nuestras hamburguesas en la mesa.

Processed with VSCOcam with a6 preset

No voy a negar que mi primera reacción fue de querer tirarme en plancha, directamente con la cara encima de ella, así que nos pusimos manos a la obra. A pesar de que la carne para los dos estaba demasiado al punto y somos muy de poco hecha, el conjunto era espectacular, buen pan, buenos quesos, buen bacon y bien hecho (FUNDAMENTAL) y buenos vegetales. Las salsas (Se me sigue haciendo la boca agua al pensar en la mayonesa) se merecen una mención especial, la brava es espectacular, he de confesar que casi me comí yo todas las patatas, pero fue porque las salsas lo pedían a gritos. Patatas como las que me gustan crujientes por fuera pero que se deshacen de un bocado, esa patata rústica bien hecha que a todos nos gusta.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Nos costó terminar, son grandes y llenan, pero están demasiado ricas como para dejar nada en el plato.

Sin duda es un sitio que recomiendo al 100%. Por su calidad, servicio y buen precio, y porque alguien que ama tanto las hamburguesas como yo, no puede decir nada malo de un sitio como este. Imprescindible.

Captura de pantalla 2015-11-18 a las 13.31.58

Amsterdam, imprescindibles.

Si algo me gusta de viajar es encontrar sitios donde comer que me hagan volver a ese sitio, y eso me pasó este año en Amsterdam. Estuve una semana este verano y no solo me enamoró la ciudad y sus alrededores, que tuve la suerte de visitar, si no que me enamoró por completo su gastronomía. Se ha vuelto uno de los destinos a los que sé que tengo que volver, por muchos motivos, pero uno de ellos, sin duda, la comida. Estos son algunos de los sitios a los que fui, algunos recomendada y otros por casualidad. Leer Más

Sandwich de Burrata

La vida esta llena de casualidades, y la más recientes ha sido esta. Gracias a los amigos en común, el pequeño mundo de las redes sociales, y a esto que vengo haciendo desde hace tiempo de compartir recetas, llega esta nueva aventura. Se trata nada más y nada menos que de la colaboración con Buena Vida, en El País.
Estaré compartiendo con vosotros recetas de todo tipo, descubrimientos gastronómicos, propuestas de cocina, hablando y capturando buenos platos, ingredientes y mucha cocina.

Muchas gracias a todo el equipo por confiar en mi proyecto y mi trabajo, y apostar por esta aventura. Ahora os toca disfrutar y sobre todo preparar estos sanos, ricos y divertidos snacks.

Y aquí uno de mis favoritos el Sandwich de Burrata

editada2

Post paraCaptura de pantalla 2015-10-08 a las 0.26.47

Feliz año

Muchos conocerán mi teoría de las edades/años impares, que básicamente se basa en una regla que me he inventado que dice que son mucho mejores que las pares. Pues 2014, para ser un año par tampoco ha estado tan mal.

Ha sido el primer año de seis, que más veces he venido a Tenerife. Que no en cantidad pero sí en calidad. El año en que más veces me he cortado el flequillo por arrebato, y más veces he pensando en volver al pelirrojo. El año que empezó fatal y que se va a despedir por todo lo alto, por muchos motivos, pero principalmente por uno, barbudo con ligera tendencia a usar zapatos de ortopedia. El año en el que no me fui de festival pero vi a Lily Allen. El año en que descubrí que el Jager con cerveza está rico. Que más aprendí en mi trabajo, que tuve mis primeros encargos y vendí mi primera tarta. En el que vinieron un montón de amiguitos a vernos a Madrid. En el que me tatué dos veces y no hubo una tercera por causa y efecto de una escayola. Que me aficione a las pintas acompañadas de ganchitos, una gallega, una cordobesa y una del extraradio. En el que resolví cuentas pendientes desde hacía seis años. Porque las buenas historias nunca se acaban. En el que nos fuimos de viaje. Que me fui a vivir con dos maricones y un carlino. Que me desperté más veces con Darth Vader. Que quién tenía que volver a Madrid, volvió. Que canté en un karaoke y encima de un escenario por culpa de un cantante de los de verdad. Que me reencontré con un plátano que no veía desde un caluroso festival y nos hicimos amigas para siempre. Que empecé una dieta y perdí once kilos. El año en el que me di cuenta que nada es tan importante ni nadie tan imprescindible pero todos ayudan a contar tu historia. En el que más veces vino uno de tordesillas a Madrid. Y sufrimos con Cuéntame. El año en el que más veces me he bailado el what you know y me aprendí la coreografía entera del let’s have a kiki. El año en el que dos amigos se casaron, y lloré, y me emborraché, y aprendí que no hace falta quitarse las pestañas postizas para dormir. El año en el que un montón de personitas me ayudaron a levantarme cuando me caía. En el que más veces me han llamado maricón y en el que se reafirma la teoría de que realmente soy un chico con un (buen) par de tetas. El año en el que he pasado las horas más largas de mi vida en la sala de espera de un hospital. En el que no me olvidé de este proyecto y seguí adelante. En el que han algunos se han ido y otros han llegado, pero los que están, están para quedarse.

IMG_2993

Porque soy una maldita afortunada. Y como no puede ser de otra manera, me despido bailando.
¡Feliz año!

ThermoMIX VOL X – Decade

Deboca Bar


Pocas cosas mejores hay que hacer en vacaciones de navidad que disfrutar de buenas comidas. Así que la semana pasada, nos acercamos a comer al Deboca Bar. , el no tan nuevo local que podemos encontrar en la calle Robayna, 34 en pleno Santa Cruz de Tenerife. Desde que empecé a ver las obras a través de instagram, supe que tenía que ir a comer, y desgraciadamente en verano no tuve tiempo, así que, qué mejor plan para descansar de una mañana de compras por estas fechas y comer en la terraza mientras entraba el solecito. Llegamos sin reserva y tuvimos bastante suerte, ya que como nos comentaron están siempre hasta arriba, por eso os recomiendo reservar antes de ir. El local tiene un pequeño comedor interior y dos terrazas muy agradables.

11

7

8Nos decidimos por varios platos, yogur de foie con compota de manzana reineta, crema de queso de cabra y miel de trufa, croquetas de chipirones en su tinta, (por favor, QUÉ MASA DE CROQUETAS <3), rabas bravas y carrillera ibérica estofada en vino tinto con escacho de papa canaria. Todo lo que pedimos nos sorprendió en su sabor, presentación y elección de la materia prima. La comida no solo estaba sabrosa, si no que de un solo bocado se podían notar casi todos los ingredientes que contenían el plato, vamos, una auténtica explosión de sabor en la boca.

10

4

2

3

Creo que si cierro los ojos todavía puedo saborear el chocolate del postre, que además de sorprendente estaba buenísimo. Ya no es solo la comida, si no Deboca en general; nos trataron estupendamente, comer en la terraza es maravilloso, más si hace una tarde de invierno en la que se puede ver como va cayendo el sol a medida que se va llegando al postre, y todo está decorado con un gusto exquisito. Quiero el suelo del comedor en mi casa.

5

Sin duda, volveré, porque no es solo un sitio del que se sale encantada, si no un sitio en el que se quiere repetir una y otra vez. Gracias por abrir sitios así en la isla, que tanto lo necesita. Da gusto que se apueste por el sabor y que existan emprendedores canarios como sus dueños. Larga vida al Deboca Bar.

9

 

DEBOCA BAR
Calle Robayna, 34. Santa Cruz de Tenerife, Canarias.

T: 822 17 44 51

Horario: M – D // 13:30 – 16:00 h. // 20:30 – 00:00 horas.
Cerrado los lunes y los domingos por la noche.

Fideuá rápida para dos

La verdad es que esta receta pega poco ahora que realmente ha empezado el invierno, pero la tenía preparada desde hace tiempo y nunca es mal momento para comer fideuá, y menos si la acompañamos de una cerveza bien fresquita o un tinto de verano. Así que a subir los radiadores para no notar el frío y poder degustar este plato.

Ingredientes (para dos personas de buen comer)
200 gr de fideos gruesos
10 gambones / langostinos
5 mejillones naturales (grandes)
1/2 sepia
1/2 pimiento rojo
1 cebolla blanca
2 tomates
Ajos
Azafrán
Aceite
Sal

Processed with VSCOcam with a6 preset

Processed with VSCOcam with a6 preset

Lo primero que haremos será cocer las gambas, unos minutos en una olla. Lo mismo haremos con los mejillones (previamente limpios) asustándolos un poco. Separamos las cabezas para hacer un fumé rápido. En una sartén honda, cogemos las cabezas, un diente de ajo, sal y aceite y dejamos que las cabezas vayan soltando todo el jugo, podemos aplastarlas un poco para que suelten todo, y vamos añadiendo agua (preferiblemente el de la cocción de los mejillones). Una vez coja color, a mí me gusta añadirle una puntita de pimentón de la vera para que sea más intenso, cogemos y colamos el caldo para que quede limpio. Calculamos que para 200 gr de fideos utilizaremos 400 ml de caldo. (siempre el doble de la cantidad de pasta)

En una paellera, ponemos un poco de aceite y pasamos la sepia y las colas de las gambas, para que sean más sabrosas. Apartamos y comenzamos a preparar el sofrito con la cebolla, el pimiento y un diente de ajo, un buen chorreón de aceite y sal. Rayamos los tomates (yo prefiero abrirlos y quitarles las simientes para que no queden en el fondo de la fideuá. Y dejamos que coja color. Añadimos un poco de caldo (1 vaso pequeño aprox) y removemos. Acto seguido, añadimos los fideos y rehogamos un poco. Para terminar la fideuá, añadimos el caldo, el azafrán y dejamos cocer los fideos a fuego medio. Para añadirle la sepia, las gambas y los mejillones, yo prefiero esperar a que esté casi hecha la pasta, y que así no se pase de cocción el pescado.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Brownie

Después de mucho tiempo y muchas recetas creo que el brownie es una de las cosas que más he hecho en la vida. Y la verdad es que es una receta muy fácil, rápida y recurrente. Así que no me entretengo más y os dejo con esta delicia de chocolate.
brownie
RR-2

Ingredientes
Una tableta de chocolate (yo suelo usar nestlé postres)
175 gr de mantequilla
2 huevos grandes
70 gr de harina
1 vaso de azúcar
Unas gotas de esencia de vainilla
Harina y mantequilla para engrasar el molde

Processed with VSCOcam with s2 preset

Lo primero que haremos será poner una olla al fuego con agua para derretir el chocolate al baño María. Echamos en un cazo más pequeño la mantequilla y dejamos que derrita, picamos el chocolate y cuando la mantequilla esté casi toda derretida añadimos el chocolate partido, removemos con la ayuda de una cuchara, no hará falta darle muchas vueltas porque al hacerlo al baño María derretirá rápido y no se nos quemará.Sabremos que el chocolate está listo cuando haya derretido y brille. Apartamos del fuego y seguimos preparando la receta. Yo suelo precalentar el horno llegado este punto.

Batimos los huevos con el azúcar y la vainilla. Nos podemos ayudar de una batidora eléctrica, pero sin usar la máxima potencia. No queremos que las claras suban, porque esto hará que el bizcocho esponje y no quede la textura del Brownie. Una vez batidos vamos incorporando la harina con ayuda de una cuchara para que se reparta bien. Por último vertemos el chocolate fundido y removemos. Éste es el momento de, si queremos, añadir algún fruto seco, tipo nueces. Yo nunca o casi nunca lo he preparado así porque soy alérgica a los frutos secos, y ya no es tanto por luego no poder probarlo, si no que tampoco puedo manipularlos, pero quedará delicioso si le añadimos alguno. La masa ya está lista, engrasamos nuestro molde con mantequilla y espolvoreando un poco de harina y vertemos la mezcla.

Bajamos la temperatura del horno a unos 150º/180º, dependiendo de nuestro horno y de lo que caliente, lo metemos y a esperar unos 30/40 minutos. El brownie igual que se hace rápido es fácil que se queme así que no está de más echarle un ojo. Recordemos que lo más importante de este postre es su textura, así que transcurrido este tiempo, sacamos del horno y bien podemos comerlo caliente acompañado de helado de vainilla o podemos esperar a que enfríe.

Es un postre que suelo hacer mucho cuando tengo que llevar algo a casa de un amigo, al trabajo o a cualquier sitio, ya que aguanta mucho cortado en porciones. Lo mejor, con helado o un vaso de leche fría.

22

 

Tiramisú

Hace poco volví a pecar comiendo el tiramisú de la pescadería del que ya os he hablado y sigo pensando es uno de los mejores que he probado, de esos que te hacen llorar y aunque no te quepa más te lo tienes que terminar, y es que sí, estoy a dieta y llevo sin probar cosas ricas y deleitarme en la cocina un par de meses. Pero me he acordado de esta receta que tenía en la recámara y tenía que hacerlo, tenía que compartirla.

Processed with VSCOcam with a6 preset
Ingredientes

500 gr de mascarpone
1 paquete de bizcochos de soletilla (unos 50 bizcochos tirando a lo alto)
Cacao en polvo
Café (buen café)
Azúcar
4 huevos

Lo primero que hacemos es preparar una cafetera grande de café, que esté rico, y bien cargado. Lo dejaremos enfriar fuera de la cafetera en un recipiente que nos venga bien para mojar los bizcochos. Hecho el café nos ponemos a montar la crema. Lo primero, separar las claras de las yemas con cuidado, utilizaremos 4 yemas y 2 claras. Batimos las yemas con el azúcar, no os he puesto cantidad porque depende mucho del gusto, pero yo le suelo poner unas 6 / 8 cucharadas soperas, porque es a lo único del tiramisú a lo que le pongo azúcar. Batimos las yemas hasta que blanqueen con el azúcar y una vez blanqueadas, mezclamos poco a poco con el mascarpone. Aquí, mi recomendación es que bajéis la velocidad y vayáis incorporando con paciencia hasta que la crema quede fina y lisa. Con la crema ya mezclada, montamos las claras.

Para montar las claras lo mejor es un buen bol, donde tengan aire para que suban y una pizca de sal. Batimos hasta que queden unas claras a punto de nieve consistentes. Con las claras batidas, vamos incorporando poco a poco la crema. Para este proceso yo me olvido de la batidora eléctrica y me basta con unas varillas o con una cucharada de madera. Lo mejor es hacerlo con movimientos envolventes y sin prisa, para que no se nos bajen las claras.

IMG_0940 copy

Ahora sólo queda montar el tiramisú. Empapamos los bizcochos en café, tampoco os paséis porque con la humedad que cogerá el postre al enfriarlo se quedarán más mojaditos. Ponemos una capa de bizcochos y yo personalmente hago eso, antes de añadir la crema, espolvoreo bien de cacao en polvo (cacao bueno, nada de guarradas como echarle colacao) y una vez espolvoreado, pongo una capa generosa de crema. Y así sucesivamente, según la altura que queráis darle. Lo podéis montar en vasitos, en una bandeja o donde queráis y mejor dejarlo en la nevera unas 4 horas como mínimo antes de servir. (De un día para otro está espectacular)

Para servirlo, un poquito de rayadura de lima y listo.

¡A disfrutar!

IMG_0979 copy
IMG_0973 copy copy

Tarta de Zanahoria

Volvemos después de las vacaciones con una receta que siempre triunfa, la tarta de zanahoria. A mi, personalmente es de las tartas que más me gusta, junto con el Red Velvet (del que algún día compartiré esa receta tan codiciada). Intentaré en medida de lo posible, con la repostería sobre todo, enseñarles como adaptar la receta para celiacos, intolerantes a la lactosa y alérgicos a los frutos secos, ya que perteneciendo a ellos es lo menos que puedo hacer.

 

mg_6731 copy

Ingredientes

Para el bizcocho
4 huevos medianos
1/2 taza de aceite
1/2 taza de azúcar moreno
1 taza y media de Harina
Para celiacos 1 taza de harina de arroz + media taza de maizena
3/4 zanahorias medianas
2 cucharadas de levadura
Para celiacos levadura Hacendado
2 cucharadas de canela
1 cucharada de bicarbonato
Mantequilla

Para la crema de queso
300 gr de queso fresco
Para intolerantes a la lactosa 150 gr de ricotta, o cualquier queso crema sin lactosa (Quescrem, La Fuente)
100 gr de mantequilla
Para intolerantes a la lactosa podemos sustituirlo por nata montada Kaiku (250 ml) o margarina
300 gr azúcar glass
Esencia de vainilla incolora

Separamos las claras de las yemas y batimos las claras con una pizca de sal para que esponje el bizcocho. Una vez queden a punto de nieve, añadimos las yemas, batimos, y a continuación añadimos el azúcar. Una vez incorporado, añadimos el aceite. Las zanahorias, lavadas y rayadas, las añadimos también a la mezcla. Los ingredientes secos los mezclaremos y tamizaremos. Para añadirlos lo hacemos poco a poco y con ayuda de una cuchara de madera para que coja aire el bizcocho.

Engrasamos y espolvoreamos de harina el molde y vertemos la masa. En el horno estará unos 50 a 180ºaprox. pero como ya saben, depende mucho del horno que tengamos, bastará con pincharlo y que salga limpio. Una vez listo dejamos enfriar para luego añadirle la crema de queso.

Para la crema, lo primero de todo es batir la mantequilla a temperatura ambiente, cuanto más blandita, mejor. La batimos hasta que quede lisa, y a continuación incorporamos el queso crema, seguimos batiendo y una vez la textura sea uniforme vamos añadiendo poco a poco el azúcar glass tamizado. Es importante hacerlo poco a poco para que no se formen grumos, el punto del azúcar lo podemos controlar, añadiéndole más o menos. Yo les recomiendo que antes de utilizar la crema de queso, la dejen enfriar en la nevera.

 

Yo esta vez no corté el bizcocho para rellenarlo porque hice dos y no sabía muy bien si me iba a dar la crema, que la hice un poco a ojo, pero se puede hacer y queda muy rico. Lo que sí os aseguro es que queda un bizcocho súper esponjoso en todos los casos, con y sin gluten. Delicioso.

¡Ahora toca disfrutarla!

Ensalada de salmón y langostinos

Esta ensalada de salmón es súper fácil de hacer, refrescante para el verano y rapidísima de preparar. Se puede hacer con o sin pasta y en este caso es apta para celiacos porque está hecha con pasta sin gluten. ¡Espero que os guste!

Processed with VSCOcam with e6 preset

Ingredientes
Salmón ahumado (100 gr)
6 langostinos
Brotes frescos
1/2 naranja grande
1/2 lima
1 aguacate
Cilantro
Pasta
Agua
Sal

Salsa Rosa
Ketchup
Mayonesa

Coñac
Tabasco

Processed with VSCOcam with e6 presetProcessed with VSCOcam with e6 preset
Lo primero que hacemos es poner a cocer la pasta, con agua y sal en una olla grande, y en otra los langostinos, también con agua y sal. Mientras podemos pelar la naranja, y cortar en trocitos pequeños, quitándole el nervio. Picamos el cilantro y reservamos, fileteamos el salmón y reservamos. Una vez cocida la pasta, la dejaremos enfriar, y mientras pelaremos los langostinos. Una vez tengamos todo frío, colocamos una base de pasta, los brotes, el aguacate cortado en trozos, los daditos de naranja, el salmón y los langostinos. Adereamos con la salsa rosa, unas gotas de lima exprimida y cilantro. Lista para atacar.

Para preparar la salsa rosa, solo tenéis que mezclar unas cucharadas de mayonesa con el ketchup (siempre menos), un chorro de coñac, y unas gotas de tabasco.

¡Y que viva el verano!

La Pescadería

No hace mucho tuve la oportunidad de comer en un sitio que todavía no había tenido ocasión de probar a pesar de que le tenía muchas ganas, La Pescadería, Ballesta 32.  Nada más entrar el sitio me conquistó, amplio, distintos espacios, poco ruidoso y un trato muy amable. Tuvimos la oportunidad de comer en el patio interior, cosa que agradecí porque era un día de calor y se estaba muy bien y muy tranquilo.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Processed with VSCOcam with a6 preset

Processed with VSCOcam with a6 preset

Me habían hablado maravillas de las hamburguesas, y tienen un fantástico menú de hamburguesa por un precio más que asequible con bebida y postre. Teniendo en cuenta el barrio, a los precios que se han puesto las hamburguesas y la poca calidad que suelen ofrecer este sitio se ha convertido en visita obligatoria y de las de repetir. Como no podía ser de otra manera pedimos dos hamburguesas, mismo punto, poco hechas, y ¡qué grata sorpresa cuando llegaron!. Me esperaba que estuviesen buenas, pero no me esperaba que estuviesen TAN buenas. Carne de un grosor considerable, en el punto que habíamos pedido, sabrosa y acompañada de brotes, cebolla y tomate pochados (gracias Diosito por este detalle), queso y un pan exquisito, acompañada de unas papas riquísimas. Nada de papas congeladas de bolsa refritas y grasientas (gracias de nuevo), papas de verdad, como las que hago en casa y como las que apetece comerse.

Processed with VSCOcam with a6 preset

He probado bastantes hamburguesas, es un plato que me suele conquistar allá por donde voy tan solo con leerlo ya me apetece, pero tan rica como esta, por ese precio, en un sitio tan agradable y tan bonito y en ese barrio, me parecía algo impensable e imposible. Tomamos postre, un tiramisú y flan. Yo sólo probé el tiramisú, pero tengo constancia de que el flan estaba muy bueno. El tiramisú estaba a la altura de la hamburguesa. Cremoso, mojadito y de esos que saben a todo lo que tienen que saber en una sola cucharada. Estaba llena y me lo tuve que acabar porque me parecía un pecado dejar nada en el plato.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Processed with VSCOcam with a6 preset

Un nuevo descubrimiento en el barrio, al que volveré sin duda para seguir probando platos de la carta. Una comida redonda y la mejor compañía.  ¡Que viva La Pescadería!

Mermelada de fresa y cítricos

Mermelada de fresa y cítricos

La temporada de fresas ha provocado un instinto innovador en mí y es que claro, con tanta fresa tan barata como hemos tenido en Madrid algo había que inventar antes de que se pusieran malas. Así que un día viendo lo que tenía por casa pensé, con lo que te gusta a ti un zumo de fresa y naranja ¿por qué no probar a hacer una mermelada?

Ingredientes
500 gr de fresas maduras
1/2 pomelo
1 naranja
La ralladura de 1/2 naranja
1 Limón
Canela
Clavo
Azúcar (entre 4 y 8 cucharadas soperas)

Processed with VSCOcam with a6 preset
Lo primero que hay que hacer es lavar las fresas, cortarlas y ponerlas a desangrar con el zumo del limón y unas 4 cucharadas de azúcar. Una vez hayan soltado bastante jugo, añadimos el zumo de medio pomelo, la naranja a trozos, lavada y pelada y ponemos a cocer a fuego lento con la canela en rama, el clavo, la ralladura de naranja y el resto del azúcar. El azúcar es un poco al gusto, hay quien preferirá que el dulzor de esta mermelada lo aporten solo las fresas y quien preferirá una mermelada más dulce. El resto de la receta es pan comido, y nunca mejor dicho, La dejamos cocer a fuego muy bajito y echando un ojo de vez en cuando para que nos se nos agarre al fondo. La textura es deliciosa y el sabor más. Fina, dulce y con un toque ácido. Entre mis favoritas de las que he inventado para acompañar con quesos frescos. Y muy en mente de utilizarla para acompañar una tarta de queso sin horno.

Para conservarla como siempre, en tarros bien llenos hasta arriba y cerrados al baño María, aunque con estas cantidades os saldrá un botecito y ya os digo que no durará mucho en la nevera.
¡A disfrutarla!

Processed with VSCOcam with a6 preset

 

Pulpo a feira

En honor a una de las mejores amigas que he tenido nunca, para reestrenarnos y porque la echamos de menos en el puente mayo, un plato de su tierra, y un plato que me recuerda a mi casa, porque Galicia y Tenerife comparten muchas cosas y la primer es el mar.

Processed with VSCOcam with n1 preset
Ingredientes para dos personas de buen comer

1 pulpo
1/2 cebolla
3 papas grandes
Aceite
Laurel
Agua
Sal
Pimentón

Lo primero que hacemos es lavar y pelar las papas para ponerlas a guisar en un caldero con agua y sal. Tardarán en cocerse una media hora, mas o menos lo que el pulpo, así que las ponemos al fuego y nos vamos a preparar el pulpo.

Limpiamos el pulpo bajo el agua y si tiene cabeza se la quitamos. Lo mejor es que nos lo limpien en la pescadería, pero si no, con agua y un poco de maña bastará.

Ponemos a calentar el agua en un caldero grande para que cubra el pulpo, añadimos la sal, un chorreón de aceite, la media cebolla pelada y unas hojas de laurel. Cuando el agua esté caliente cogemos el pulpo y lo asustamos dos o tres veces para que se encojan las patitas. Una vez asustado lo dejamos cocer durante media hora más o menos.

Cuando estén las papas, las apartamos, escurrimos el agua y las sacamos. Las cortaremos con cuidado en finas lascas para irlas preparando en un plato, no importa si se van rompiendo. Con el pulpo hacemos lo mismo, una vez listo a no ser que queramos guardarlo de un día para otro que sí es mejor dejarlo en agua para que no endurezca, lo escurrimos y vamos troceando las patas.

Lo colocamos encima de las papas, y añadimos un buen chorro de aceite, pimentón dulce o agridulce, y sal gorda, ya solo nos falta una buena cerveza y un buen pan para remojar.

Processed with VSCOcam with n1 preset

Arroz con ali-oli

Las vacaciones de Semana Santa y algún que otro proyecto secreto nos han tenido un poco ausentes, pero volvemos a la carga. Además he aprovechado para estar con mi abuela estos días y traerme como siempre un montón de trucos y recetas caseras de toda la vida que pronto iré compartiendo. Estad atentos porque se acerca un especial de postres de toda la vida. Aquí os dejo un arroz con pollo con el fondo de mi abuela y algún añadido nuevo. De domingo y con una buena cervecita.

Processed with VSCOcam with n1 preset

Ingredientes

Arroz redondo
1 pechuga de pollo (hermosa)
2 dientes de ajo
1/2 pimiento rojo
2 tomates rallados
1 cebolla
Cebollino
Pimienta
Azafrán
1 cucharada de pimentón
Caldo de pollo
Agua
Sal

Ali-oli
1 diente de ajo
1 vaso de aceite
1 huevo
Perejil
Sal

Processed with VSCOcam with n1 preset

Para el arroz, lo primero que hacemos es picar la cebolla y el pimiento, en daditos pequeños. Ponemos un chorreón de aceite en la sartén o paellera donde vamos a cocer todo y ponemos a pochar con el fuego muy muy bajito con los ajos. A mitad del proceso añadimos los tomates. Limpiamos y cortamos la pechuga mientras se hace el sofrito y sazonamos con sal, pimienta, un chorro de aceite y reservamos.

Al sofrito añadimos un poco de caldo, y la cucharada de pimentón y el azafrán. Subimos el fuego un poco, pero aún así lo mantenemos bajo. Añadimos las dos tazas de arroz, repartiendo bien por toda la sartén a puñaditos y añadimos las 4 tazas y media de agua. Yo personalmente, no añado toda el agua de golpe, para darle mejor el punto al arroz, las medidas las hago con un vaso medidor, así que vierto un poco más de la mitad del contenido y dejo siempre un poco del agua para ir controlando el punto. Mientras se cuece el arroz, pasamos por una sartén el pollo tal cual lo hemos preparado, dejando que selle por fuera pero que no se cueza demasiado.

Cuando el arroz haya consumido casi todo el agua añadimos los guisantes para que no queden demasiado pasados y el pollo. Es importante no remover el arroz, se irá cociendo solo y no os preocupéis que los guisantes y el pollo se irán incorporando solos. También los podemos sustituir por judías verdes o añadirle judías blancas. Comprobamos el punto del arroz, y si vemos que absorbe todo el agua, podemos añadir un poco más del que hemos reservado. Esto lo podemos hacer tanto con agua como con caldo.

Dejamos cocer el arroz a fuego muy lento y vamos comprobando de vez en cuando. Una vez esté suelto el arroz, apagamos el fuego y dejamos reposar.

Para el ali-oli, necesitaremos una jarra de batir, añadimos el ajo y el perejil y picamos con la batidora, después cascamos el huevo y añadimos la sal, el aceite y unas gotas de zumo de limón. Empezamos a batir sin mover el brazo de la batidora. Cuando empiece a emulsionar la mezcla o lo que es lo mismo a estar espesita, empezamos a mover de arriba a abajo hasta darle el punto de espesor que queramos.

El arroz se puede preparar con cualquier otro tipo de carne, para hacerlo con pescado el procedimiento cambia un poquito, pero otro día os pondré una receta de paella de marisco o de fideuá.

Servimos el arroz acompañado de un poquito de alioli, cebollino fresco picado, perejil, un poquito de limón y listo.

Processed with VSCOcam with n1 preset

Mermelada de calabaza

Llevamos unas semanas de locos en el estudio y con el proyecto secreto que ya no es tan secreto, de ahí que no haya publicado con tanta frecuencia, pero tenía esta receta de mermelada desde hacía tiempo preparada y qué mejor momento para contarla que el fin de semana cuando podéis hacerla para disfrutar de un buen desayuno. De esos que entre semana no tenemos tiempo de preparar.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Ingredientes

500 gr de calabaza
100 gr de azúcar (50 blanco y 50 moreno)
El zumo de un limón
La cáscara de medio limón
Canela en rama
Pimienta de Jamaica

Primero pelamos y picamos la calabaza en trozos pequeños. La podemos comprar también ya pelada. Una vez troceada la dejamos en la cacerola donde vamos a cocer la mermelada con el zumo de limón y el azúcar, la rama de canela partida para que de más sabor y dejamos unos 15/20 minutos para que el limón actúe y empiece a soltar los jugos de la calabaza.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Processed with VSCOcam with a6 preset

Después pondremos a fuego lento durante 40/50 minutos, y añadimos la pimienta de Jamaica machacada. Según el punto que queramos darle a la mermelada. A mi me gusta espesa y con tropezones. Si la queréis así, no hará falta colarla, pero si no, siempre podéis pasarla por un chino antes de rellenar los botecitos. El azúcar también va un poco al gusto, teniendo en cuenta que la calabaza es bastante dulce no quería una mermelada con demasiado sabor a azúcar, porque esta la podemos aprovechar para muchas más cosas que para tostadas en el desayuno, ya que son sabores dulces que combinan con muchos salados.

Processed with VSCOcam with a6 preset

Un último consejo es que si queréis conservarla mejor, llenad varios tarros de cristal pequeños hasta el borde, cerrad con las tapas y ponerlos a baño maría para que se conserven al vacío. Para esto es importante que las tapas cierren bien, así que mejor que sean botes nuevos (y que no hayamos golpeado con una cuchara o el filo de un cuchillo cuando nos costaba abrirlo)

Ahora ¡a disfrutar de un desayuno rico y casero!. Pronto os contaré otro tipo de mermeladas que podemos hacer y distintos chutneys.

Las bravas del Docamar

El otro día me topé con un artículo en Traveler sobre las Bravas de Madrid. Quién ha pasado por la capital habrá probado alguna vez las míticas bravas, bien porque las haya pedido o bien porque se las han servido acompañando una buena caña.

Processed with VSCOcam with s2 preset

Recuerdo que la primera vez que las probé, era bastante pequeña, en una visita veraniega a la capital y tampoco me conquistaron. Picaban y por aquel entonces la cerveza tampoco me gustaba. Yo, que soy muy amante de las cañas, del tapeo, las tortillas y el vermut, no tardé en hacerme amante de las bravas en cuanto me vine a vivir a Madrid.

Un buen sábado, unos amigos me propusieron un plan para paliar la resaca. Irnos de bravas al Docamar (Alcalá, 337). No tenía ni idea de lo famosos que era este sitio, ya que no está en el centro de Madrid y quizás, si no frecuentas la zona de Ventas no lo conocerás. A mí en un principio me daba bastante pereza cruzarme la ciudad para tomar bravas, pero una vez las pruebas, sabes que esa no va a ser la última vez que hagas la peregrinación. Como si de ir a Lourdes se tratará, pero en busca de esas deliciosas patatas bravas. Y no me extraña que estén las primeras en el ranking. Las patatas son de calidad, y se nota, bien fritas y jugosas, pero lo más importante, bien bañadas en la mejor salsa brava que he probado hasta el momento. En el Docamar llevan haciendo estas patatas desde 1936. La receta por supuesto, ultrasecreta, y no me extraña que así sea, porque sin duda consiguen que la gente se recorra la ciudad de punta a punta en busca de la felicidad hecha salsa picante.Processed with VSCOcam with s2 presetProcessed with VSCOcam with s2 preset

También probamos las croquetas de jamón y el bocadillo de calamares. Bien de grasas saturadas para reponer fuerzas una mañana de sábado. Vamos, que todo estaba riquísimo y rebañamos bien los platos.

Es un sitio que recomiendo 100%. Castizo, de los del Madrid de verdad. Seguiré probando sitios, y comentando las bravas de Madrid, a ver si consiguen conquistarme tanto como las del Docamar y me lanzaré al vacío con una receta de salsa brava. ¡Permaneced atentos!

Guacamole

Esta receta además de socorrida y fácil se ha convertido en la estrella de las noches de cervezas y picoteo entre amigos. De ahí que sea un reclamo siempre que quedamos. Es cierto que hay mil maneras distintas de preparar el guacamole, yo lo hago así, pero se puede hacer igual sin añadirle el tomate, que viene a ser la receta más clásica, así que no me enrollo más y vamos a lo que vamos.
Sin título-1-01Processed with VSCOcam with f3 presetProcessed with VSCOcam with f3 preset

2 aguacates grandes y maduros
1/2 cebolla roja
1/2 cebolla blanca dulce
1 tomate pequeño
Cilantro
El zumo de una lima
1 diente de ajo
1 punta de pimienta seca (o chile si tenemos en casa)
Cayena (esto se lo añado yo porque me gusta)
Unas gotas de vinagre de manzana
Tabasco
Sal

Processed with VSCOcam with f3 presetProcessed with VSCOcam with f3 preset
Primero picamos las cebollas y el cilantro, lo más pequeño posible. Con el tomate hacemos lo mismo y bien limpio de simientes. He de decir que esto lo preparé con una cortada en un dedo y otro que me aplasté la noche anterior con una ventana, sí, la torpeza es algo que me define bastante bien, así que no está picado todo lo pequeño que quisiera. Reservamos y picamos el ajo o trituramos.Processed with VSCOcam with f3 presetProcessed with VSCOcam with f3 preset

Abrimos los aguacates a la mitad (no tiréis la semilla) y troceamos en un bol. Con ayuda de un tenedor vamos escachando el aguacate. Lo ideal sería tener un molcajete, pero si no un mortero nos vendrá bien tambien. Yo que tengo un mortero muy pequeño prefiero utilizar un bol y un tenedor. A mitad del proceso, cuando no esté muy triturado, añadimos la sal y el zumo de lima y seguimos dándole bien. Lo bueno de hacerlo así es que nos quedará una masa irregular, que es lo que buscamos. (Si veis un guacamole sin trozos HUID.) Probamos de sabor, corregimos de sal si es necesario y añadimos las gotas de vinagre de manzana. Removemos y añadimos la cebolla picada, el cilantro y el ajo. Mezclamos bien y por último añadimos las gotas de tabasco, la punta de pimienta seca o chile y la cayena bien deshecha. Removemos de nuevo y listo. El tomate es lo último que añado, ya que como comentaba va un poco en gustos. Emplatamos, acompañamos de unos nachos y a ponerse hasta arriba.Processed with VSCOcam with f3 presetProcessed with VSCOcam with f3 preset

Esta receta la podemos preparar con tiempo, es decir, si lo queréis para la cena no os preocupéis. Lo podéis hacer por la mañana, lo único que tenéis que hacer es meter la semilla en la mezcla del aguacate, cubrir con film y guardar en la nevera. De ahí que no debéis tirarla, porque también os servirá por si queda algo (cosa que dudo) y queréis guardarlo para el día siguiente, y si no pues lo plantáis que son bien bonitos y crecen rapidísimo.

¡A disfrutar!

Escuchando a Kings of convenience

Papas al horno con romero

Processed with VSCOcam with m2 preset

Ingredientes

Papas medianas o pequeñas (las que queramos)
Mantequilla
Sal gorda
Romero
Pimienta
Processed with VSCOcam with m2 preset
Esta es una receta que hacemos mucho en casa para acompañar carnes y pescados. Las papas al horno quedan con una textura perfecta para acompañar muchos platos. El único problema de esta receta es que hay que tener tiempo. No por lo que se tarda en preparar, si no por lo que tardan en cocer. Así que antes que nada precalentamos el horno a ponencia máxima.

Yo suelo calcular entre 2 y 3 papas por persona, me gusta que sean pequeñas porque acompañan mejor y es más fácil calcular que con papas grandes. Lavamos las papas y o bien dejamos escurrir o secamos con papel de cocina.

Podemos cortarlas de maneras muy distintas, en acordeón, en cruz, en estrella, a la mitad. Todas las versiones son igual de buenas, pero lo que queremos es que la mantequilla llegue dentro. En este caso las he cortado en estrella, o como si de un asterisco se tratase. Hay que hacerlo con cuidado para no llegar al final y acabar cortándola entera.

Derretimos la mantequilla en un cazo o microondas. Dependerá de la intensidad de sabor que queramos que tenga. Una vez derretida nos ayudamos de un pincel para pintar las papas y dejar que entre la mantequilla en los cortes que hemos hecho previamente. Esto lo podemos preparar directamente en la bandeja que vayamos a utilizar para hornear. Añadimos la sal gorda al gusto, pelamos una ramita de romero y añadimos. Ahora ya están listas para meter al horno durante unos 40 minutos a 200º.

El olor a romero que se queda en la casa mientras se hornean es increíble. Si os gusta, os encantará esta receta.

Para saber cuándo tenemos que sacarlas, basta con comprobar que la papa está cocida, blandita tanto por fuera como por dentro.

Yo les añado la pimienta en el momento de salir del horno, y suelo hacerlo con mezcla de pimientas rosa, blanca y negra en molinillo. También podemos aderezarlas con un poco de aceite de oliva virgen.

Y ya está ahora a disfrutarlas acompañando un buen plato. Como en este caso una punta de solomillo.
Processed with VSCOcam with m2 presetProcessed with VSCOcam with m2 presetProcessed with VSCOcam with m2 preset

Filetes Rusos

Esta receta es muy especial. Especial porque da igual la edad que tengamos o dónde nos hayamos criado, un bocado es capaz de llevarte de nuevo a la infancia. Mi abuela solía hacer filetes rusos cuando estaba apurada, cuando tenía médico por las mañanas o se le había hecho tarde en el mercado. Y si hay algo que tengo grabado en la mente no es solo su sabor, o el olor al freírlos, es a mi abuela aplastando las bolitas con sus manos, y apilándolos en un plato mientras yo miraba descosolada esperando que llegase el momento de llevarlos a la sartén. De hecho, y con mi edad, es un plato que sigo pidiéndole que me haga cuando vuelvo a casa. Así que, qué menos que compartirla con todos vosotros. Hay mil maneras de prepararlos y cada abuela y madre guardan un ingrediente secreto, pero aquí va la mía, y sobre todo la de ella.

Processed with VSCOcam with s2 preset
Processed with VSCOcam with s2 preset
Processed with VSCOcam with s3 preset
Ingredientes
500 gr de carne de vacuno picada
1 huevo
pan rallado
perejil fresco
comino
tomillo
sal

Ponemos la carne picada en un bol. Podemos comprarla en el supermercado o bien en la carnicería, elegir un trozo y que nos la piquen en el momento.
Una vez tenemos la carne en un bol, comenzamos a condimentarla y vamos echando todo esto a nuestra carne. Picamos el ajo muy pequeño, nos podemos ayudar de un mortero, y hacemos lo mismo con el perejil fresco, molemos una pizca de comino, con ayuda de los dedos bastará y de tomillo (si es fresco mejor que mejor), sal y listo. Mezclamos con ayuda de una cuchara o directamente con las manos, que esta es una receta de ensuciarse. Cuando hemos repartido todo bien, cascamos el huevo y lo echamos dentro y removemos. La masa tiene que estar suelta. Nos lavamos las manitas y llega el momento más complejo de la receta, ni pasarse ni quedarse corto de pan rallado. Yo no suelo medir las recetas, es decir, soy de cocinar mucho a ojo, así que vamos echando poquito a poco, para que compacte, pero no demasiado o nos secará la carne. Cuando tengamos la mezcla preparada ponemos un poco de pan rallado en un plato llano, y con ayuda de una cuchara sopera vamos cogiendo carne, hacemos una bola y aplastamos. Pasamos por el pan rallado, vuelta y vuelta, para que no se nos abran al freír y listo.

A la hora de freírlos como siempre, aceite de oliva bien caliente y con el fuego medio para que se hagan bien por dentro. Los podemos acompañar de infinidad de cosas, ensalada, huevos fritos, papas fritas etc. En este caso yo no me voy a alejar de como los hacía mi abuela, con las papas cortadas a mano y fritas. ¡A comer!

Hamburguesas con patatas

Ingredientes

700 gr de carne de vaca picados
2 dientes de ajo grandes
Una cuchara de café rasa de perejil fresco picado

Pimienta negra
Romero
Tomillo
Sal
Aceite

IMG_3155

Preparamos en un mortero, los ajos, el perejil, la pizca de pimienta, romero, tomillo, un puñadito de sal y machacamos bien. Cuando tengamos una pasa homogénea y bien machacada añadimos aceite hasta doblar su volumen.

Con esta mezcla preparamos la carne picada en un recipiente amplio, añadimos el majado y removemos bien con una cuchara de madera hasta que quede bien incorporado. Tapamos con un film transparente bien cerrado y lo dejamos reposar unas horas en la nevera, así la carne cogerá sabor y nos quedará mucho más sabrosa.

IMG_3154 copia

Ingredientes
Queso para fundir
Brotes de lechuga baby
Tomate
Cebolla
Pan de hamburguesa

Hacemos las hamburguesas a la plancha al punto que se quiera la carne. Preparamos el pan, abriéndolo por la mitad, untamos la base del pan con mayonesa, colocamos la lechuga, el tomate, la carne con el queso encima para que funda, y la cebolla. Yo prefiero pochar la cebolla con un poco de aceite y miel, y colocamos la tapa del pan.

Patatas

Ingredientes

3 o 4 patatas grandes
Tomillo
Romero
Pimienta
Sal gorda
Azúcar moreno
Aceite de oliva

Pelamos las patatas y cortamos para freír y ponemos en remojo con agua fría para que suelten el almidón unos 15 minutos.

IMG_3141

Vertemos en una sartén con el aceite de oliva bien caliente y freímos. Cuando estén fritas, las dejamos escurrir en papel de cocina, para que no queden grasientas. Vaciamos el aceite del sartén, limpiamos, y volvemos a calentar a fuego lento, para no quemar las patatas. Las vertemos de nuevo y añadimos el romero, tomillo, la pimienta, una cucharada de sal gorda y una de azúcar moreno y doramos las patatas para que cojan sabor.

Y ya está todo listo, ahora a comer y a acompañarlo nada mejor que con una coca cola bien fresquita. ¡Que aproveche!